Comic Jumper: The Adventures of Captain Smiley (y II)

Comic Jumper: The Adventures of Captain Smiley (y II)

SONRISA CAMALEÓNICA (2ª Parte) Por Gerard Aragón

[…] Aunque el título se levanta sobre una estructura firme en la presentación de las mecánicas, es en la puesta en escena donde realmente consigue alcanzar atisbos reales de brillantez. A lo largo de COMIC JUMPER se observa un notable esmero a la hora de captar el lenguaje de las viñetas con la aparición de bordes en blanco que emergen súbitamente para recordarnos que transitamos por papel, la inclusión de bocadillos y onomatopeyas como nexo comunicador o los sucesivos cambios de página para construir la narración.

Interesantes son las peticiones de los fans, aprovechadas aquí como retos de mayor envergadura en los que, por ejemplo, se nos exigirá que escalemos una cuesta sin recibir daño alguno si queremos tener contentos a nuestros lectores y obtener una bonificación extra. Además, los saltos de un cómic a otro funcionan perfectamente como excusa de traslación espacial y derivan en cuatro estilos radicalmente diferentes en lo visual. Así, mientras las aventuras originales de Captain Smiley presentan influencias de dibujantes como Jim Lee, otras como las de Improbable Paper Pals reúnen cierto parecido con las ilustraciones de Jack Kirby. Por el camino, Comic Jumper también se jacta de una parodia a Conan El Bárbaro, que homenajea la contribución visual de Frank Frazzetta a la serie del héroe creado por Robert Ervin Howard, y nos depara una inmersión en un shojo (1) de lo más estereotipado, del que se aprovecha abstrayendo toda manifestación cromática y cambiando las reglas de avance, ahora de derecha a izquierda de la pantalla, para emular el sistema de lectura japonés.

MASCOTAS DE NUEVO FORMATO

Los trabajos de Twisted Pixel comparten hasta la fecha una deliberada apuesta por el humor. The Maw y Splosion Man ya pretendían despertar la hilaridad en el receptor: el primero con la complicidad gestual entre los extraterrestres Frank y The Maw, y el segundo por la naturaleza intrínseca del título –un diabólico ser que hacía de las explosiones toda una celebración–. En Comic Jumper, el estudio afincado en Austin no se conforma con añadir destellos de socarronería y decide ir más allá. Izando la sonrisa por bandera, el producto nos sitúa en un marco donde diálogos graciosos y personajes grotescos se dan continuamente la mano intentando que el humor no decaiga. El efecto que se deriva es convincente, sobre todo por la relación extrema entre los personajes de Captain Smiley y Star, pero el conjunto queda lejos del ingenio visto en la serie Sam & Max. Es Comic Jumper un título que tampoco renuncia a la autoconsciencia. Esto se ve reflejado en el rol de los desarrolladores, caricaturizados en la misma historia como gestores de los problemas que azotan al protagonista y reveladores de una broma final en forma de fácil ecuación: se quedan con el dinero de Captain Smiley, como también lo han hecho previamente con el del consumidor real a cambio de los servicios prestados.

Desgraciadamente, todo el arrojo que exhibe la obra en sus notas de humor y en las mutaciones estéticas no va acorde a lo que finalmente el jugador experimenta a los mandos. La modificación del entorno no implica cambios drásticos a la hora de afrontar los niveles, cosa que a lo largo de las horas genera una leve monotonía que se podría haber erradicado con un desarrollo más variado. La sensación del mismo perro con diferente collar termina imponiéndose en un título cuya receta no alcanza la suculencia de Splosion Man, pero no por ello hay que subestimarlo. En realidad, se trata de confeccionar un producto dentro de otro, en este caso un cómic a través de un videojuego, mezclando las herramientas que ambos soportes son capaces de ofrecer. No llega a los niveles autoparódicos de Eat Lead: the Return of Matt Hazard (íd.; D3Publisher, 2009), ni atesora la fuerza ludográfica de Viewtiful Joe (íd.; Capcom, 2003), pero Comic Jumper continúa trazando con solvencia la hoja de ruta que Twisted Pixel guarda bajo el brazo desde sus inicios: la recuperación de procedimientos clásicos para dar vida a mascotas de nuevo formato y distribución. //

(1) Concepto que se utiliza para designar aquellos mangas dirigidos al público adolescente femenino y basados, especialmente, en las relaciones amorosas y los sentimientos.

FIcha técnica: 2010, USA. T.O.: Comic Jumper: The Adventures of Captain Smiley. Sistema: XBOX Live. Desarrollo: Twisted Pixel Games. Producción: Microsoft. Equipo: Josh Bear, John Bodek, Chainsaw, Sean Conway, Brandon Ford, Mike Henry, Amanda Henry, Alex Jones, David Leung, Sean Riley, Michael Wilford, Frank Lee Wilson. Equipo de soporte: Cheryl Ash, Joe Berger, Julien Le Bras, Daniel Bullock, Chris Cobb. Guion: Josh Bear, Sean Conway, Matthew Entin, Ed Kuehnel. Sonido: Tyler Cornett, Matt Piersall. Música: Chainsaw, Joshua R. Mosley, John Deborde, Christopher Sabat, Brina Palencia, T.J. Neveldine, Tim Shymkus, Neverseen. Productor: Stuart Platt.

Publicado en Star-t Magazine 02, Febrero 2011